sábado, 26 de diciembre de 2009

Acercamiento y cicloturismo

A veces me quedo dormido pensando en que me gustaría visitar tal o cual lugar, pero es demasiado lejos para ir en bicicleta y regresar en uno o dos días, y volver a la rutina del trabajo. Quizás sería bueno que existiera un medio que me transportara a mí y a mi bici y permitiera hacer un "acercamiento" a aquella zona, luego bajar mi bici y desde allí viajar al sitio que quiero visitar. Es muy posible que haya muchos cicloturistas, como yo, que desearían los mismo.

Me atrae, por ejemplo, el recorrer la faja ferroviaria que perteneció al ferrocarril del ramal Pua a Lonquimay, aquí en la precordillera de la Región de la Araucanía, en donde mi padre trabajó como maquinista de la Empresa de Ferrocarriles del Estado, pero en el tren de la Fesub (de Victoria a Temuco, y viceversa) está prohibido subir bicicletas. El equipo del tren no está diseñado para transportar un vehículo personal de ese tamaño... Hay que llegar hasta las ciudades de Victoria o Lautaro y desde allí ir hasta Curacautín, para poder acceder a la que fue la vía férrea por la asfaltada ruta internacional. Si no hay alguien que te lleve la bici abordo de un vehículo motorizado, tienes que tener un par de semanas para hacer la travesía...

En Europa existe la posiblidad de transportar bicicletas en un vagón ferroviario especial para el efecto, aunque en España hay una batalla por lograr que la empresa ferroviaria, con el concurso del Gobierno, extienda ese servicio y no lo reduzca.



Ciclismo turístico: de bajo costo y limpio (ecológico) pero muy sacrificado si no hay cooperación del Estado y de los privados, quienes puedan proveer soporte a los cicloturistas y, de paso, tener un pequeño negocio relacionado con logística.